viernes, 18 de mayo de 2012

Por fin llegamos a casa







 Por fin regresamos a España, y digo por fin no porque estuviésemos deseosos de irnos de Japón, lo digo porque ha sido un poco pesadilla.

El vuelo de vuelta del martes día 15 era a las 11:55 y... ¡¡lo perdimos!! Lo perdimos porque llegamos entre 20-30 minutos antes de su hora de salida. Llegamos tarde por varias causas:

- Mada andaba pachucha, con pocas fuerzas para andar. Fui a un 7 Eleven a buscar bebidas de agua con limón y agua. Mas tarde baje a por medicinas a la recepción del hotel, con los kanjis de medicina, nauseas, tripa y vómito escritos en una hoja de papel para enseñar una señora que amablemente me paso 3 sobrecitos para tomar en el desayuno, comida y cena.
- Salimos tarde del hotel a pesar de despertarnos sobre las 7:00
- Desde el hotel cogimos un taxi a las 8:45. El taxista no sabia muy bien donde dejarnos a pesar de las claras instrucciones que le dimos: "estación de tren Japan Rail para coger Narita Express hacia aeropuerto". El hombre se iba rascando la cabeza y murmurando para el mismo mientras conducía como si no hubiese visto nunca la ciudad de Tokyo. Al menos cupieron todas nuestras maletas en el taxi, algo que también nos dio miedo. El maletero no cerraba y lo dejo semiabierto atado usando una corbata anudada para que no se abriese.
- El Narita Express tiene una frecuencia de 30 minutos entre las 6:30 y las 9:00, a partir de ahí la frecuencia sube a 1 hora. Nosotros llegamos a la estación de tren sobre las 9:05 y el ticket para el primer tren fue al de las 10:03, algo que nos hacia ya esta totalmente al borde del abismo. Al anden llegamos sobre las 9:15 y nos encontramos por lo que se ve con el tren de las 9:00 hacia el aeropuerto parado y con sus puertas abiertas. Nos miramos, y tras breves palabras nos metimos en este tren anterior al nuestro como almas que lleva el diablo. En la parte exterior del tren se mostraba una pantalla de que su destino era el aeropuerto de Narita y para corroborar su destino preguntamos a dos pasajeros. Tras los balbuceos de estos nos entro miedo y salimos del tren por si acaso la liábamos mas gorda. Por desgracia ese tren puede que nos hubiera salvado, y con toda seguridad iba a nuestro destino, a veces es mejor no preguntar...

- Para rematar nuestro tren de las 10:03 se retraso por motivos de revisión de seguridad, seguramente como el anterior tren que iba también con retraso. Salimos a las 10:15 de la estación de Tokyo y el viaje dura 53 minutos.

Todo esto llevo a que nos presentásemos en el checkin de Air France sobre las 11:30 si mal no recuerdo y ya estaba cerrado el acceso. Con nuestra ignorancia nos colamos hasta el mostrador pasado por debajo del acordonado y la chica que atendía nos lo dejo bien clarito: NO PODIAMOS VOLAR EN ESE VUELO Y EL CHECKIN SE CIERRA UNA HORA ANTES DEL VUELO.

Con cara tontos nos fuimos hasta una zona del aeropuerto donde había ordenadores con internet. A 100 yenes los 10 minutos estuvimos desde las 12:00 hasta sin exagerar las 17:00 dando vueltas a un montón de vuelos con buscadores online e intentando comprar vuelos sin ningún éxito. No estuvimos todo el tiempo conectados, descansamos varias veces porque fue bastante frustrante que entre los tres con nuestras tarjetas de crédito y débito no pudimos comprar ningún los vuelos de regreso y el tiempo pasaba. La compra de los vuelos lo realzábamos por eDreams y nuestros medios eran: Mada una tarjeta de crédito y una de débito, Hector una tarjeta de débito y yo dos tarjetas de credito y una de debito, es decir, con 3 tarjetas de crédito y 3 tarjetas de débito mas la opción de Paypal a parte no pudimos hacer una simple compra de billete, WTF??!! Tuvimos que dejar atrás varios vuelos que salían ese mismo dia. Hector y yo no teniamos ningun problema, pero Mada trabajaba al día siguiente, miércoles 16. No nos quedo finalmente mas remedio que acudir a nuestros familiares en España para que hablaran con eDreams y realizasen el pago. La hermana de Hector y mi padre hablaron con eDreams y mi padre hizo el ingreso bancario de los billetes y se aseguro de que todo fuese bien. Fue todo un poco frustrante pero al final se aclaro.

Todo esto llevo a un pago de 800€ por cada uno para salir al día siguiente con British Airways hasta Heathrow y desde allí Iberia a Madrid. El vuelo que lo habíamos comprado tan barato acabo saliéndonos caro.

Entre medias de todo esto me toco ayudar a una japonesa a sacar un visado online para viajar a USA ($14), normal, con el tiempo que llevábamos en los PCs parecía que eramos los administradores. La señora era mayor pero hablaba muy bien ingles, eso si, los ordenadores no los quería ver ni en pintura. Su nombre era Ritsuko Kai de Chofu, aun me acuerdo. Del numero de tarjeta de crédito que me dejo para hacer la transacción no me acuerdo, tal como ella me dijo, mejor para ella, jajaja. Al final me quiso dar unos billetacos en yenes, los rechazé, como es lógico, me dio las gracias, y se fue diciendo que al final le ayudo un español con la transacción en Japón cuando nadie mas la ayudaba. Al de un rato de irse volvió para decir que todo estaba OK y que tuviesemos un buen viaje y regreso a nuestro país, si ella supiese... :-D

Nos encontrábamos en la Terminal 1, y el vuelo salia de la Terminal 2. El translado lo realizamos con un tren interior que enlazaba las terminales. Como íbamos a pasar allí toda la tarde y la noche, el vuelo era a las 10:55 del día siguiente, buscamos unos buenos bancos donde pasar el rato. Llegamos a una zona donde había una megapantalla con propaganda de viajes y del aeropuerto, buenos asientos, maquina de bebidas y helados, baños, fuente, y junto a las escaleras que llevaban a los restaurantes. Hector encontró también un buen lugar con bancos y enchufes para cargar nuestros moviles. Cenamos Hector y yo en el McDonalds, Mada no tenia estomago para ello. Cuando llegaron las ¿22:00? un policía se nos acerco y nos pregunto: "stay?", quería saber si íbamos a pasar la noche allí, cuando se lo confirmamos nos dijo que debíamos ir desde el piso 3 en el que estábamos al piso 1. Nos acompaño amablemente hasta el ascensor mas cercano y bajamos a la planta baja. Allí, en unos bancos nos cercaron a varias personas que hacíamos noche esperando nuestros vuelos. La zona cercada incluía varias hileras de bancos, una maquina de bebidas, una fuente y los baños. Nos dijeron claramente que no saliésemos de esa zona. Alrededor nuestro tuvimos 3 o 4 policías custodiandonos y al de unas horas tanto la policía nacional con el cuerpo de seguridad nos pidieron a absolutamente todos los que estábamos allí nuestros pasaportes y vuelos de destino para apuntarlo en unas hojas de control. Me gusto mucho ese nivel de control (a Mada no tanto porque la despertaron 2 veces). Durante 3 o 4 horas nos apagaron las luces y quitaron una locución continua de unas escaleras mecánicas próxima que estuvieron a punto de que nos cortásemos las venas.

Tras dormir unas horas de manera intermitente, a las 05:00, que es cuando nos dijeron que podíamos abandonar la zona, encendieron de nuevo las luces y comenzó la odiosa locución de las escaleras mecánicas. Al de un rato fuimos a hacer el checkin. Nos esperaban muchas horas por delante, un vuelo de 12 horas, una espera en Londres de 3 horas, otro vuelo de 3 horas y media y para rematar el autobús desde Madrid a Valladolid, otras 3 horas. A Valladolid llegamos a las 3:30 del jueves 17, un poco destrozados.

Esto no volverá a ocurrir. Fallos a corregir:

- Estar mínimo mas de 2 horas antes del vuelo en el aeropuerto si o si.
- Comprar el transporte intermedio el día anterior y con un horario que cubra posibles contingencias.

De todo se aprende, fue una experiencia nueva, aunque dura, y esperemos no repetirla!!

1 comentario:

  1. Vaya odisea!!! La otra vez fuimos mas previsores, cogiamos todos los billetes el dia antes.

    En fin, ahora a descansar y Mada a recuperarse.

    ResponderEliminar