jueves, 15 de octubre de 2009

La Foto Borrosa

He aquí la historia de "La foto borrosa" , donde caerá uno de los grandes mitos que, al menos yo tenía sobre los japoneses quizá influido inconscientemente por los estereotipos sobre los nipones.

Sin más dilación comienza la historia:

Era nuestro tercer día en Kyoto y el décimo desde nuestra partida desde España. Ese día decidimos madrugar mucho, ya que el día anterior no nos había cundido mucho ya que los templos y castillos cierran entorno a las cuatro, cuatro y media de la tarde, así que nos levantamos a las cinco de la mañana y para las seis ya estábamos sentados sobre las bicicletas dirigiéndonos hacia nuestro primer objetivo el Kiyomizu-dera.
Tras estar unas horas disfrutando de las vistas y de la belleza de este templo, cogimos las bicicletas y recorriendo el paseo de las orillas del río Kamogawa nos dirigimos hacia nuestro siguiente destino, el Fushimi Inari Taisha. Otro impresionante templo también con unas muy buenas vistas de Kyoto, y todo repleto de toriis. En este templo estuvimos más tiempo que en el Kyzomizu-dera, ya que éste tiene un recorrido a lo largo del monte de unos cuatro kilómetros que discurre entre arboles e infinidad de toriis y que te va llevando por los distintos altares que hay dispuestos por el monte.

Tras salir del Fushimi Inari, nos dirigimos a la estación de Kyoto ya que teníamos que reservar unos asientos para el día siguiente y además aprovechamos y comimos allí.

Después de comer fuimos al lugar donde surgió el misterioso caso de la foto borrosa,....... El Castillo de Nijo.

Aparcamos las bicicletas junto a la parada de tren de Nijo que esta a escasos metros del castillo, con lo que nos ahorramos el dinero de aparcarlas en el aparcamiento del castillo. Sacamos las entradas y para adentro.
Es un castillo precioso, tiene unos bonitos jardines y un gran muro. También posee un foso exterior y otro interior ya que tiene una segunda fortaleza entre sus muros. El palacio principal es muy bonito y tiene un suelo especial ya que está preparado para que haga ruido cuando se camina, pero no es un crepitar cualquiera sino que es parecido al ruido de los grillos. Este suelo se diseño de esta manera para que si había un intento de asesinar al antiguo señor feudal poder evitarlo ya que se oiría llegar al asesino.
Estábamos disfrutando de nuestro paseo cuando íbamos a entrar al segundo recinto amurallado, y decidimos pedir a un amable japones, que parecía estar cuidando de un grupo de alumnos de instituto que estaban allí, que nos sacara una foto en la entrada ya que quedaba bonito viendo la puerta y la visión de los muros que había detrás.
Nos saco la foto, le dimos las gracias y proseguimos nuestro camino. Entonces le dije a Aitor, enseña me la foto que tiene que ser guapa y entonces me enseñó esto.
HORRORRRRRRRRRRRRRR, desde los años noventa los turistas japoneses han inundado el mundo en manadas de nipones todos con su cámara de fotos, fotografiando todo........ yo cuando era pequeño llegue a pensar que los japoneses eran una especie de chinos pero que les faltaba una mano y la habían cambiado por una cámara de fotos, obviamente con el tiempo esa visión errónea cambio pero de ahí a que nos saquen tan mal una foto me desconcertó.
Ahora el problema era que hacer, yo quería esa foto porque el sitio me había gustado, pero si volvíamos y pedíamos otra íbamos a hacer quedar mal al señor y eso no me gustaba, así que seguimos paseando por el castillo pensando una solución.
Eureca mientras realizamos el paseo llegamos a un punto en que había un cruce que nos volvía a llevar hacia aquella puerta, así que nos acercamos fijándonos en que no estuviese ese japones para poder pedir a otro que nos sacara allí otra foto.

PRUEBA SUPERADA

Ahora la duda que tengo es como pudo fallar el primer japones si las cámaras de fotos modernas son prácticamente infalibles a la hora de sacar una foto,.......... ¿será que somos tan feos que fallo la cámara?

Bueno, es una pregunta que no queremos que respondáis.

Espero que el relato os haya entretenido.

7 comentarios:

  1. Mi sospecha asocia un hecho fisico con un axioma natural, es decir, el pobre hombre abuso del zoom, para obtener una foto mas detallada de nuestros bellos rostros centrandonos en la foto y todo el mundo sabe que cuanto mas zoom mas facilidad hay para que la foto salga movida. En ese momento del zoom extremo efectivamente nos vio con todo detalle, le dio un repelus de agarrate y te menees que provoco el tembleque del pulso del fotografo nominado. Esas son las dos razones, que mi santo menda aduce que se produjeron.

    ResponderEliminar
  2. Lo del Zoom no te diria yo que no, la segunda parte va a ser que no ¬¬U :P

    Tienen una costumbre horrible... y es que por ej te pones en un sitio que se vea el edificio de Fuji TV y quieres sacar una foto de las 4 colegas y el bolson al fondo y tal, pides la foto y so hacen zoom ¬¬U siempre igual!!

    Sea como sea, la foto borrosa tb mola!! xD

    ResponderEliminar
  3. A mi me mola mas la borrosa xDDDDDDD jajaja

    ResponderEliminar
  4. @maddy_madness: Si suele pasar que en la foto no sacan lo que tu quieres salvo que sea algo muyyyyyyyy obvio.

    @mikii: Eres una bruja malvada XDDDDDDD

    ResponderEliminar
  5. ostrassss escribi a esto y no se q ha pasado

    jejeje me he reido mucho con lo de la foto borrosa, pues mira q la imagen que tuve yo de los japoneses con las camaras era la del topico

    mientras tu a un occidental le tienes q decir pica aqui para hacer la foto
    a un japones le dabas una camara reflex y ellos lo tocaban todo, hasta se agachaban para una mejor toma...solo uno nos hizo una foto borrosa
    y es que estaba enfocando un ciervo!!! jajajaja y nosotros ahi al fondo posando como tontos

    ResponderEliminar
  6. Eso demuestra que los japoneses tambien son humanos y que no todos saben usar bien una camara de fotos. c'est la vie

    ResponderEliminar
  7. seguro le tiembla la mano al japonès que la tomò

    ResponderEliminar